A pesar del control de las autoridades y cuerpos del orden público, vigilan los posibles lugares donde se realizan los vertidos ilegales que encontramos por las zonas rurales de la localidad y hasta en el mismo centro urbano continúan siendo en la actualidad imparables. Algo que preocupa a los políticos de todas las formaciones de nuestro Ayuntamiento, que todos en conjunto abogan por concienciar a los ciudadanos a base de campañas, que en breve comenzarán por los medios de comunicación y redes sociales.

Quienes tiran todo tipo de residuos en las zonas sin control encuentran nuevas maneras de acceder a cada uno de los entornos, alcanzandose una situación crítica, ya que las basuras de todo tipo se han incrementado de forma exponencial, sumándose a las que ya existían hasta en lugares céntricos.

A pesar de que los lugares rurales y de pinadas son de difícil acceso los vehículos todavía pueden entrar, por lo que, en los últimos meses, se han acumulado cientos de kilos de materiales adicionales, entre ellos algunos peligrosos, como frigoríficos a medio desguazar, plásticos, fibra de vidrio, cristales, material de oficina, productos electronicos o incluso sillones y muebles como si de una mudanza se tratase.

Hasta restos funerarios son encontrados por los ciudadanos que deambulan por las zonas limítrofes al casco urbano que no tienen bastante con guardarse de ser heridos por los múltiples ramas y bojas que se encuentran por las parcelas abandonadas y sin cuidados por parte de las autoridades.

Hace unas semanas un féretro infantil se encontraba por la zona del camino del Coso dirección a la colonia de Santa Eulalia, un buen susto para la persona que lo hallaba la cual dio parte a la Policía Local la cual confirmaba que se trataba de un ataúd de los años 70 y 80, que fuese ubicado en los contenedores del Cementerio Municipal y posiblemente cállese en manos de los jóvenes que deambulan por esa zona y estos lo usasen para gastar una broma o gamberrada.