Desde el centro al que asisten casi 600 alumnos de las poblaciones de Sax y Salinas, unos 50 docentes, así como el personal administrativo y de servicios, consideraban que era un problema causado por un error por parte de la lentitud de resolución de la propia Administración y que por esta razón no deberían cargar con las consecuencias negativas del mismo.

Durante varios miércoles este el Instituto Pascual Carrión de Sax alzó la voz para poner de manifiesto su descontento por el cierre inminente de la cantina. Toda la comunidad educativa al completo, familiares y representantes del consistorio municipal se concentraron durante el recreo con pancartas y mensajes reivindicativos destinados a la Dirección Territorial de Educación de Alicante para exigir que se solucionara el problema administrativo que al final y, como no podía ser de otra manera, sufrían los alumnos y alumnas, sus familias y los profesores y profesoras.La respuesta ante todas las protestas ha dado su fruto y este servicio, seguirá abierto ayudando al buen funcionamiento del centro, ya que se encuentran a las afueras del municipio y actualmente no se permite la salida a los alumnos menores de 18 años.Desde el centro educativo su director, Emili Hernández, da las gracias “a toda la comunidad educativa que ha participado, la Asociación de Madres y Padres, profesorado, alumnado, personal de administración, Ayuntamiento de Sax y el apoyo de los medios de comunicación locales, que juntos han conseguido que la Conselleria se conciencie del problema y nos diese una solución”, desde la conselleria se comunica que se ha obtenido el visto bueno de Hacienda para prorrogar el servicio o sacarlo de nuevo a concurso, “se ha prorrogado directamente el servicio de la cantina del IES Pascual Carrión de Sax hasta que la nueva licitación cuente con las adjudicaciones pertinentes” por lo que el servicio, subrayan “está asegurado“.