En la operación policial han sido detenidos dos hombres, de 64 y 48 años de edad, que son el presidente y coordinador de la asociación de animales implicada. Además, se investiga un posible delito de maltrato animal ya que en las dos inspecciones llevadas a cabo por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) fueron hallados los cadáveres de once perros, cuatro de ellos recién nacidos, y un gato.

Entre los 27 animales rescatados con vida hay 9 con Leishmania y 13 con la enfermedad de Rickettsia y Erlichia, sin que los ahora detenidos hayan podido aportar libros de control de entrada, ni documentos sanitarios sobre posibles enfermedades que pudieran tener los animales que recepcionaban. Tampoco se disponía de los informes que acrediten que los animales enfermos estaban siendo tratados por un veterinario.La investigación se incoó a finales del pasado año después que el Seprona de la Guardia Civil recibiera la denuncia de la posible existencia de una posible red de tráfico de perros de la raza Samoyedo por parte de una asociación de animales de la provincia, que podría estar operando a nivel nacional y cuya sede podría estar ubicada en una finca de la localidad murciana de Mazarrón.

Los agentes tuvieron conocimiento de un traslado de unos 40 perros desde la finca de Mazarrón a otra ubicada en la localidad de Sax, que fue inspeccionada en dos ocasiones, comprobándose que los ahora arrestados carecían del documento de núcleo zoológico (obligatorio para este tipo de actividad de recepción y tenencia de animales), así como del resto de irregularidades.

Los animales rescatados con vida han sido entregados a otra protectora para que de forma temporal se haga cargo de ellos y supervise el correcto seguimiento en la cura de los enfermos, así como para que les proporcionen los tratamientos de sociabilidad adecuados.