La nueva iglesia baja es la actual parroquia y la iglesia alta hace referencia a la Ermita de San Blas que, probablemente, habría sido durante la dominación musulmana la mezquita árabe. Dicha iglesia alta, consagrada a Santa María desde la conquista cristiana, fue la parroquia de Sax durante más de tres siglos, desde 1240 hasta 1561.

La iglesia baja, la actual parroquia, Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, comenzó a edificarse en la década de 1530, y aunque el campanario no estuvo acabado hasta 1590, en 1561 se procedió a la consagración del templo bajando al Santísimo Sacramento desde la iglesia vieja. Se trata de una iglesia del gótico tardío con elementos renacentistas, que sufrió un revestimiento clásico del siglo XVIII.

El origen de la iglesia era de una sola nave sin crucero y un ábside de poligonal de cinco lienzos. La planta es de cruz latina de una sola nave con un presbiterio poco profundo; la nave se divide en dos tramos con dos capillas entre contrafuertes. El sistema de cubiertas es por bóvedas de nervios estrelladas o de terceletes. La división en tramos es mediante arcos apuntados, mientras que los arcos transversales que dan paso a las capillas son de medio punto. El edificio en su mayor parte corresponde a las reformas efectuadas en el siglo XVIII. El revestimiento clásico introdujo pilastras corintias, arcos de medio punto y una galería superior corrida alrededor de la iglesia.

De estilo renacentista es la portada norte con una ordenación muy sencilla que la pone en relación con la portada del convento Nuestra Señora de las Virtudes de Villena. Se compone de un arco de medio punto entre pilastras con un friso que combina cabezas de ángeles y veneras, con medallones en las enjutas. En la parte superior tiene una pequeña hornacina donde se encuentra, desde septiembre del 2009, una talla de la Virgen de los Frutos.

Por último, el campanario es prismático de planta cuadrada, y se divide en tres cuerpos. El chapitel de la parte superior, que está realizado en piedra, tiene forma de pirámide de base octogonal y fue construido en 1993.

Escribía nuestro compañero Alberto Ochoa en uno de sus artículos “La Iglesia de Sax, esconde muchos secretos, elementos que parecen lo que no son, enigmas, personajes e historias muy interesantes, que poco a poco vamos descubriendo. Uno de los elementos más destacables del templo es el altar mayor, actualmente muy distinto al que había anteriormente, pero también espectacular. Nos hacemos eco aquí de una publicación de una página amida, la de los Amigos de la Historia de Sax, donde se observa el altar que existía antes de que lo quemaran en la Guerra Civil. Este elemento era excepcional.

A modo de telón, estaba efectuado en madera y dividido en tres calles, con las imágenes principales de Santa Eulalia, La Virgen de la Asunción y Santa Bárbara, además de otros santos en la parte superior. Era algo excepcional, pero su desaparición, sin atender al carácter político, fue una verdadera lástima. Cómo una obra de tal envergadura pudo desaparecer, tanta destrucción del patrimonio con la simple intención de, como en todas las guerras, eliminar la memoria y la historia, con tal de poder comenzar una nueva historia y una nueva memoria“.