La presidenta de la Comparsa de Moros, Mari Carmen Santos, junto al presidente honorario, Pedro Paya, y los que desempeñaron cargos de vicepresidentes de la entidad, Ángel Estevan y Francisco Herrero, portaban las cuatro banderas que acompañaban al féretro por las calles de Sax, tras la misa que se realizaba en la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción.

Joaquín Chico Ponce, estuvo a cargo de la entidad festera durante 15 años, como presidente de la Comparsa de Moros, así como anteriormente desempeñando funciones de directivo, junto a Francisco Gil Riera, quien fuese presidente en uno de los momentos de cambio de nuestras fiestas. Festero de la entidad festera desde niño, Joaquín “El Moreno”, fue trabajador incansable por la tradición festera de la comparsa siendo un moro más en esta gran familia festera que forma la comparsa decana de nuestras fiestas.

El Moreno, Joaquín Chico, fue uno de los artífices de las zapatillas de moro, realizando los patrones, los banderines y sus diferentes formatos, las espingardas o los cristales pintados de la farola, un festero incansable, quien se rodeaba de personas involucradas dentro de la misma comparsa, como Miguel Estevan “Cancanejo”, Joaquín Picó “Pernales”, José Vidal “Pinosero”, Pedro Herrero “Topino”, José Amat “Pepado”, Antonio Estevan “el de la Viuda” y otros tantos que fueron parte de una lista ilustre de festeros, a los que debemos mucho los que ahora salimos en las fiestas.

En su junta directiva, Francisco Juan “Frasqui”, Fernando Valera, Enrique Camilo, Pedro Barceló “Colorao”, Juan Solaún “Regalito” Francisco Herrero “Topino” y una larga lista de personas que con sus propias manos, llegaron hasta organizar aperitivos, en la misma comparsa que servían para financiar las obras que se fueron realizando, Salvador Martí “Misa”, Joaquín Estevan “Chineta” acompañados por una buena camada de moricos, Pepe y Manolo Vidal, Pedro Paya,  Francisco Giménez, fueron parte importante del crecimiento de la comparsa en esa época, junto a casas de amigos, como los Trabuqueros y la Peña el Carro siempre afines al que denominaban el jefe, Joaquín Chico Ponce “Moreno”.

Algunos de ellos ya le esperan junto al Patrón San Blas y la Virgen de la Candelaria.