La celebración de los 100 años del Teatro Cervantes da la Colonia de Santa Eulalia, se ha convertido los días 24 y 25 de agosto, en una fiesta que sin permisos de las autoridades ha sido un punto de encuentro social, cultural, lúdico y reivindicativo para reclamar a las instituciones públicas la restauración del Teatro Cervantes que se encuentra actualmente en ruinas, y por ellos los ocupantes y amistades del inmueble, quieren que se realice antes de que sea demasiado tarde.

La fiesta del centenario, incluía una acampada con gente de diversos lugares, para coger fuerzas y limpiar el lugar, también se han realizado diversas pancartas que se colocaran en los alrededores del inmueble para dar publicidad en las imágenes que las televisiones nacionales, darán de la vuelta ciclista a España, que pasará por la misma puerta del Teatro Cervantes.El pasado sábado la Policía Local de Sax, detenía la realización del mural que se estaba pintando dentro del inmueble BIC, y se prevenía con un documento colocado en la puerta del mismo Teatro donde se leía, “La policía local de Sax informa que está totalmente prohibido el acceso a este inmueble declarado como BIC” una notificación que sigue en la puerta de acceso al teatro.

Como bien se reconocía desde el consistorio sajeño, según palabras de la Alcaldesa de la Villa de Sax, Laura Estevan, quien estuvo dos días seguidos, junto al Inspector de la Policía Local de Sax, para observar el estado en el que se encontraba la pared de la fábrica de alcohol para ampliar el perímetro de seguridad. Referente a este evento desde el consistorio “no tenemos conocimiento de ninguna fiesta”, matizaba la primera edil, “nos comentó que se iban a reunir unas personas para realizar unas pancartas para el día de la vuelta” por lo que se le recordó a este ocupante del Teatro, que este BIC no se podía de ninguna manera alterar en todo el contenido o poner nada en la fachada, ni menos, dentro de él.Esta ocupación ha generado mucho revuelo, entre los vecinos de la pedanía, las autoridades municipales de Sax y fuerzas de seguridad, las cuales iniciaron una investigación para determinar los posibles daños que se pueden causar a este inmueble ya levantaron acta sobre la ocupación hecho que fue puesto en conocimiento de la Conselleria de Patrimonio de la Generalitat Valenciana. El activista quiere conseguir la recuperación del bien cultural, a través de un crowdfunding, para conseguir el dinero para los materiales necesarios, también este ocupante en solitario del inmueble, solicitaba la ayuda de las universidades de Valencia y Alicante, con enseñanzas de Bellas Artes, para que se hagan cargo de la restauración, un proyecto de este activista que ha revolucionado el tranquilo lugar y a los habitantes de La Colonia.