Esta colonia se construyó a finales del siglo XIX dentro de la idea del socialismo utópico, cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural (B.I.C.), con categoría de Espacio Etnológico desde 2016, y dos de sus edificios (teatro Cervantes y fábrica harinera, cuentan con la declaración de Bien de Relevancia Local): Se trata de un enclave único en el País Valencià, y los problemas del régimen de propiedad de buena parte del enclave dificulta su recuperación, estando algunas partes del conjunto con serios problemas de derrumbe, lo que ha ocasionado el acordonamiento de alguno de los espacios.Compromís ya pidió en las Cortes Valencianas un plan para elaborar un diagnóstico del estado de la colonia y diseñar un Plan Director Integral de Conservación de este asentamiento. Los técnicos de la conselleria de Cultura han visitado recientemente el teatro cervantes de la colonia y mantenido contactos con los propietarios para impulsar su recuperación, por ello, desde Compromís en la Cámara Alta se ha pedido hoy también la implicación de la administración del Estado . Según Mulet “sabemos que la situación es compleja al existir lagunas y problemas de titularidad de alguno de los inmuebles, y se ha dejado pasar demasiado tiempo, con la degradación de buena parte del conjunto. La pérdida sería una pérdida irreparable no solamente para la comarca, sino para el patrimonio de todos y todas. La dimensión de conjunto hace necesaria la implicación de todas las administraciones, desde la local, provincial, autonómica, y pensamos que también la estatal, que podría ubicar en alguno de estos edificios singulares cualquier tipo de instalación museística, sería una buena manera de contribuir a potenciar y recuperar el conjunto”.La colonia se ha convertido en escenario de la serie de la extinta Canal 9 “ L’alqueria Blanca” y cuenta con una impresionante Casa Palacio empezada a construir en 1898, el teatro Cervantes de 1907, viviendas de trabajadores, espectaculares fábricas de harinas o licores, impresionantes bodegas, o la ermita “pedimos al Gobierno implicación, porqué en casos como estos o muchos tantos, donde peligra el patrimonio, la causa puede ser la propia incapacidad económica de los propietarios, de los ayuntamientos, o el desinterés de las administraciones provinciales como es este caso. El Gobierno debería tener algún tipo de protocolo para facilitar el registro de propiedad de espacios de interés donde existen problemas, dotar de líneas ICO para facilitar la recuperación tanto de edificios de valor como el resto de viviendas, pudiendo ser destinadas parte de estas a fines sociales”